La Última Cena: Pedro Judas Serrano y Samantha Love

Por: ajuyir.com con la colaboración de Samantha Love

Hace cuatro años, específicamente el sábado 6 de octubre de 2012, se celebraría en la Ciudad de Nueva York uno de muchos juntes entre boricuas.  Este junte, sin embargo, sería distinto.  Esa noche fue la última vez que la icónica Samantha Love compartiría con el activista Pedro Julio Serrano.

Siempre he dicho que Facebook tiene un sentido macabro del humor.  Desde sugerirte que agregues a personas detestables hasta recordarte los aniversarios de cosas que jamás debieron suceder.  En la mañana de hoy, Facebook en su empeño de torturarnos con el pasado, le sacó a Samantha Love este video que llamaremos: “La Última Cena: Pedro Judas Serrano y Samantha Love.”  Veamos.

En ese corto video se pueden ver muchas caras (unas más conocidas, otras menos).  Sin embargo, para apreciar los detalles de esa grabación, es necesario hablar con Samantha.  Platicamos con ella y  nos contó cosas muy interesantes.

En primer lugar, ese video fue grabado, no en casa de Pedro, sino de Melissa Mark-Viverito.  Pedro Julio Serrano ya había roto con Steven Toledo y habían vendido el apartamento.  Este video se graba cuando Steven reincide regresa con Pedro Julio.  En aquel entonces, Melissa y Pedro eran roommates.  La estructura que ven el video es un duplex y Mark-Viverito ocupaba el primer nivel.  Pedro Julio compartía su parte de la casa con un joven de Brasil.  Ese fin de semana del 6 de octubre, el joven de Brasil estaba de viaje, así que se formó la gozadera en casa de Mark-Viverito.

Samatha (quien participa narrando el video como solo ella sabe hacerlo), nos presenta a “la que sale en las noticias.”  Esa dama introvertida que se pasa todo el video pegada a un delicioso limber de vodka, es la actual Presidenta del New York City Council.  Ahora sabemos que con su activismo y presencia mediática, Mark-Viverito estaba trabajando la base electoral para su lanzamiento como líder Demócrata.  Pero pronto esas aspiraciones políticas provocarían roce entre los allí presentes.

La incursión de Melissa en la política de la Ciudad de Nueva York, provocó un nuevo nivel de escrutinio.  Pronto le escudriñarían las finanzas y sus detractores pondrían el dedo sobre el ingreso correspondiente a la renta que pagaba Pedro Julio y su compañero de piso.  Mark-Viverito decidió que era hora de que Pedro Julio y el brasileño consiguieran otro lugar donde vivir.  En una ciudad cada vez más liberal y con el radical DiBlasio como futuro Alcalde (luego de una comedia de errores donde hasta el exhibicionista Anthony Weiner lideró la competencia por un tiempo), las finanzas de Mark-Viverito no tuvieron mayor trascendencia.

Las aspiraciones de Mark-Viverito y las consecuencias de su vetting como candidata tomarían varios meses en materializarse.  No obstante, menos de dos meses después de la Última Cena, la relación entre Pedro Julio Serrano y Samantha Love entraría en una fuerte crisis.  ¿El detonante de la crisis?  El “Boicot a La Comay.”

Las elecciones de noviembre 2012 cambiaron drásticamente el panorama sociopolítico de Puerto Rico.  Un nuevo gobierno se preparaba para mudarse a La Fortaleza, el Partido Nuevo Progresista entregaría el mallete en la Legislatura y San Juan, aún obnubilado por la derrota de Jorge Santini Padilla, tendría una tercera Alcaldesa.  El 2012 también nos dejó uno de los asesinatos más crueles y viciosos de los últimos tiempos.  La muerte de José Enrique Gómez Saladín estuvo en boca de todo el mundo.  Cuando Kobbo Santarrosa en su personaje de La Comay hizo ciertos comentarios ambiguos sobre los hechos, la multitud de enemigos que acumuló a través de los años vio la oportunidad de sacarlo de la televisión.

“Sacar” a alguien de la televisión no es tarea fácil.  Entre los recuerdos de mi niñez está la pelea entre Morality in Media y Emanuel “Sunshine” Logroño.  El “Hermano Emanuel” siguió con sus coritos, “Chona la Puerca Asesina” tuvo hasta una película y Logroño desafió la censura con el grito de guerra “Soy cafre y ¿qué?”  Sunshine’s Café tuvo una fructífera vida en la televisión.  Logroño siguió trabajando en los medios y eventualmente regresaría con varios proyectos junto a su esposa Gilda Santini.  Al día de hoy, Sunshine trabaja en radio, televisión y teatro.  Morality in Media perdió la guerra contra el Rey de los Cafres.

Sunshine nunca enfrentó la sofisticación que hubo detrás del Boicot a la Comay.  Aunque, como mencionáramos en la columna anterior, Pedro Julio Serrano no tuvo nada que ver con la concepción del Boicot, esto no fue impedimento para que se adueñara de la iniciativa.  Pedro Julio quería, perdón, exigía, la salida de Kobbo de la televisión.  Pedro Julio no se enfocó en las expresiones per se hechas por Kobbo, sino que, utilizando un típico straw-man argument, le achacó a La Comay todos los males que en aquel entonces sufría la Isla.  El Boicot se fortaleció en las cálidas aguas de la santurronería pedrojulista.  Kobbo Santarrosa pidió disculpas públicamente, pero a nadie le importó.  Y es que Pedro Julio no es famoso por sus destrezas de negociación.  Pedro exigía la salida de La Comay.  Pedro exigía sangre.

Pedro Julio y Samantha Love tienen trasfondos muy distintos.  Contrario a lo que muchos puedan pensar, Pedro no pasó de pretender un escaño en la Cámara de Representantes a ocupar la portavocía de facto de la comunidad LGBT de la noche a la mañana.  Pedro Julio alcanza el reconocimiento de la comunidad LGBT gracias en gran parte a Samantha Love.  A finales de la década de los 90, todo el mundo sabía quién era Samantha Love.  Pedro Julio era un desconocido.  Fue en las discotecas de la Isla, usualmente luego de un número de Yolandita Monge o Laura Pausini, que Samantha Love agarraba de la mano – literalmente – a Pedro Julio Serrano y lo presentaba a la audiencia.  Así hizo en repetidas ocasiones.  Gracias a la promoción cara a cara que le dio Samantha Love, la gente fue conociendo a Pedro Julio Serrano.  Inclusive, en el verano de 2002 se estableció el Festival de Orgullo LGBT del Oeste o la famosa “Parada de Boquerón.”  Una década después, esta iniciativa de Samantha Love y Alex Soto le sería arrebatada de las manos durante la rebelión liderada por su protegido, Pedro Julio Serrano.

Como les decía, Pedro Julio no toma prisioneros.  Durante las hostilidades del Boicot a la Comay la posibilidad de negociación era nula.  Samantha Love tenía una opinión diferente.  El trasfondo artístico de Samantha y sus contactos en los medios le apercibían de las implicaciones a corto y largo plazo del Boicot.  Hablamos de la censura per se, censura previa, autocensura y de cosas más concretas, como la pérdida de empleo en plena Navidad.  Eventualmente Samantha Love se opone a la dirección que toma el Boicot y Pedro Julio Serrano rompe todo vínculo de amistad.

Si el Boicot fue lo correcto o no, ya no importa.  “Nichevo,” dirían los rusos.  “Lo hecho está hecho,” cantaría Shakira.  La dinámica que vemos en ese video es mucho más importante.  El Pedro Julio que se mantiene estoico con su perrito en la falda mientras Steven Toledo hace todo el trabajo de anfitrión – en una casa que no era la suya, vale aclarar – es el mismo que vemos hoy.  La intransigencia demostrada por Pedro Julio durante el Boicot a la Comay, da al traste con las funciones enumeradas por el Municipio de San Juan en la faz del famoso contrato de $30,000 que le dio la Alcaldesa de San Juan.  ¿Cómo se supone que sirva de enlace alguien que no tiene destrezas de negociación?  El desdén con el cual Pedro Julio le ripostó a Samantha cuando ésta le comentó que su hermano le parecía simpático  (“yo conozco a mi hermano y tú no eres el tipo de persona que le interesa”) choca con la  empatía que éste dice tener con todos los sectores de la comunidad LGBT.  Eso sí: el Pedro Julio que se mantiene sentado esperando a que le sirvan, era el mismo que le pedía números de teléfono a Samantha y que entraba al camerino sin avisar para alimentarse la pupila con los bailarines de su amiga.  De la misma forma en que Melissa sacó a sus inquilinos cuando lo creyó conveniente, Pedro Julio no titubeó en darle de codo a Samantha Love, su amiga,  confidente y quien le sirvió de enlace con el grueso de una comunidad que en aquel momento le era desconocida.

La vida da muchas vueltas.  A finales de 2012, Samantha Love enfrentó una comunidad LGBT embravecida y envalentonada, que liderada por Pedro Julio Serrano, exigía la cancelación del programa más rentable de WAPA TV.  En ese proceso defendió el trabajo de personas como Sylvia Hernández.  Años después, Sylvia utilizaría la enfermedad de Alex Soto como ficha de juego para provocar a Samantha.  Un año después, en el 2016, Pedro Julio Serrano aparecería sonriente junto a Sylvia, la misma persona a quien dejó sin trabajo en las Navidades del 2012.  Sylvia es una mujer de pocas palabras y cuando Samantha le  preguntó sobre la juntilla con su otrora verdugo, simplemente la mandó “a la mierda.”

Luego de la salida de Kobbo tanto la gerencia como el talento de WAPA TV se tornaron abiertamente hostiles hacia los partidarios del Boicot.  Por otro lado, durante la primera mitad del año 2013, el tema gay continuó vigente.  Esos primeros meses vieron el debate sobre el Proyecto de la Cámara 488 y el Proyecto del Senado 238, los cuales, respectivamente, buscaban extender las protecciones contra la violencia doméstica y el discrimen laboral.

A pesar de la reticencia demostrada tras la salida de Kobbo, Sunshine Logroño recientemente había abierto un espacio de diálogo con Pedro Julio, inclusive invitándolo  a su programa de radio.  Tal vez influyó el que Morality in Media formara parte de la coalición que se opuso a la eventual aprobación de los proyectos en pro de la comunidad LGBT.  Después de todo, Sunshine Logroño y Pedro Julio Serrano habían enfrentado – y vencido – al mismo enemigo.

Fiel a la naturaleza de Judas, hace unas pocas semanas Pedro Julio tomó prestada la espada de la pulcritud a Miltón Picón y arremetió contra varios actores de la Isla.  Entre ellos estuvo Sunshine Logroño, quien fue atacado por sus personajes en radio y televisión.  El veterano de muchas batallas contra Morality in Media, fue traicionado por la víctima que se convirtió en victimario.

Si alguien conoce la traición de Pedro Julio es precisamente Melissa Mark-Viverito (hoy convertida en Presidenta del New York City Council).  En abril de este año y con la (inusualmente) importante primaria Demócrata de Nueva York a la vuelta de la esquina, Pedro Julio Serrano anunció su apoyo a Hillary Rodham Clinton.  El anuncio y la consabida foto con Hillary no llamaron la atención.  Después de todo, Melissa, jefa de Pedro Julio y electa por los niuyorquinos, había endosado a Clinton muchísimo antes.

Melissa fue instrumental en la victoria de Clinton sobre Sanders.  Mark-Viverito agarró a Hillary Clinton de la mano y se la llevó a ver apartamentos de Plan 8 y a jugar dominó en las bodegas.  Melissa se comió la calle con Clinton.  Por esta razón, lo que sí sorprendió a muchos fue el desendoso de Pedro Julio Serrano (seguido por el de Carmen Yulín Cruz ese mismo día).  Se dice que Mark-Viverito tiene la mirada puesta en Washington D.C., como parte de una futura administración de Hillary Clinton.  De ser ese el caso, su amigo, empleado y ex-rommate le hizo tremendo numerito.

Tras su apresurada salida del equipo de Melissa el pasado mes de junio,  Pedro Julio regresó  a la Isla más desafiante y combativo que nunca.  El Pedro Julio sentao del video está más que vigente.  El haber perdido la batalla por la salida de los personajes gay de la televisión no debe interpretarse como el preludio de un cambio en estrategia u objetivo.  Todo lo contrario.

Al igual que hizo durante el Boicot a la Comay, Pedro Julio está de media tour para imputarle al Partido Nuevo Progresista y a Ricardo Rosselló Nevares, toda suerte de males que se le pueda ocurrir de aquí a las Elecciones Generales del 8 de noviembre.  Nuestra opinión del Boicot a la Comay ya no importa, pero lo que usted piense o haga de aquí a las Elecciones es crucial.  Estamos hablando de que muy bien podría decidir si Pedro Julio Serrano (y sus auspiciadores) sufre una derrota decisiva o si por el contrario tendremos que llevarle el bizcocho de $6,000 mensuales a su silla de Judas.

Anuncios

“We’re open for business”

Mira Yuya, lo único que permanece abierto en Viejo San Juan son los rotos en las aceras y en las calles. Tienes a los turistas haciendo malabares para poder transitar las calles de nuestra Ciudad Vieja. Da pena ver a los turistas jugar lo que pareciera ser un versión en vida real del juego Super Mario Bros. de Nintendo. Tienen que brincar charcos y rotos, cruzar puentes de madera improvisados y evitar tocar a las jicoteas deambulantes para llegar al castillo donde está la dragona (y dije dragona) que bota fuego por la boca cada vez que le habla a sus empleados.

image

¿Cuál es tu momento yuyinístico favorito en lo que va de cuatrienio?

La Implosión de Yulín

Screenshot_2013-09-27-20-45-03-picsay(1)

Buyer’s Remorse

Me había pasado anteriormente.  En al menos dos ocasiones habia terminado arrepentido de votar por alguien.  La primera vez fue con John Edwards, ex-senador por North Carolina. Voté por el en la primaria presidencial de 2004 contra el hoy Secretario de Estado, John Kerry. Edwards perdió la primaria y Kerry la presidencia cuando el pueblo decidió darle cuatro años mas al imbécil de W.  Edwards le metió las cabras a medio país. Teniendo a su esposa enferma de cáncer terminal, se las entendía con una empleada de la campaña. El entendimiento fue tan intenso que tuvo una hija con la fulana e hizo que otro empleado suyo reconociera a la menor.  En lo que la esposa se moría, el chulo visitaba esporádicamente a la querida y a la “hija de su otro empleado.”  Para colmo, en el tape y el nebuleo, se fueron enredaos chavos de la campaña. Eso le costó un caso con los federales. Sin saberlo, habia votado por un tirano.

Adrian Fenty fue alcalde de Washington, D.C. entre 2007 y 2011.  Es un tipo joven, carismático, bonitillo y una plasta como administrador.  DC es una ciudad extremadamente compleja y Fenty tenía unos zapatos muy grandes que llenar.  Su predecesor transformó lo que llegó a considerarse la Capital del Asesinato en una ciudad para querer en lugar de temer.  Fenty era el candidato ideal, pero una pesadilla como alcalde. Al final del día la gente vota por un administrador, no por un galán de novelas ni un comediante.  Algunos políticos no entienden eso hasta que no pierden la reelección por una pela asquerosa.  Fortaleza, ¿me copia? En el caso de Fenty no se trataba de conducta maliciosa o fraudulenta.  Simplemente, había votado por un mediocre.

John Edwards es malo.  Es un tirano. Punto.  En el caso de Fenty, se trata de una buena persona cuyo desempeño fue mediocre. Si me obligan a elegir, prefiero que me gobierne un mediocre. Ya que ninguno sirve, que nos dejen al que joda menos, ¿no?  El problema de todo esto es que nuestras decisiones son tan buenas como la información que tengamos acerca de cada una de las opciones al momento de elegir.

El Pescaíto de la Yulín

El proceso de desencanto-decepción-arrepentimiento con estos dos políticos tomó años. Sin embargo, arrepentirme de haber votado por Carmen Yulín Cruz tomó solo cinco días. Las elecciones pasadas fueron las segundas para mí como elector puertorriqueño. Mi último voto había sido en el 2000. A diferencia de aquel entonces (y de mi niñez, gran parte de la cual pasé politiqueando), en esta ocasión no contaba con el tiempo ni con el entusiasmo para meterme en revoluces de campaña. Antes de las elecciones, critiqué fuertemente a varios candidatos, incluyendo a Carmen Yulín. De hecho, es cuando único ella ha respondido (parca y desafiante) a mis tweets. En pocas palabras, Carmen Yulín no fue harina de mi costal durante gran parte de la campaña. Pero poco a poco su equipo de trabajo, con la ayuda de la prensa, fue creando un halo de pureza y transparencia en torno a su figura. Su anuncio con música típica de fondo que la presentaba vistiendo un sari color perla (video que fue misteriosamente extirpado de YouTube hace varios meses) resultó poderoso. El simbolismo no tan sutil del atuendo hindú saludando al público pañuelo en mano, evocaba a Eva Perón e Indira Gandhi. ♪ ♫ Don’t cry for me, Rio Piedras. The truth is I never gave two shits about you… ♪ ♫

Históricamente y por razones estrictamente comerciales, la prensa vive obsesionada con la figura del underdog. Pregúntele al underdog del momento, el oportunista Manuel Natal si es o no cierto. Con Carmen Yulín ni siquiera se molestaron en hacer el aguaje de parecer objetivos. La única prensa unflattering que vi de Yulín fue en El Vocero. Mientras Carmen Yulín se echaba a la prensa en un bolsillo y corría una campana mediática sencilla pero eficaz, Santini parecía evitar el ojo público. Lo vi en la calle una sola vez, un domingo en Condado, corriendo bicicleta. Pasó a las millas, con gafas oscuras y sin saludar a nadie. Para ese paseíto detuvo el tráfico en toda la Ave. Ashford. Había policías en cada bocacalle que daba a la Avenida. Como imaginarán, ese espectáculo no tuvo buena acogida. Luego vino la metida de pata de no asistir al debate. Inexplicable y devastador. Cuando pasé por su comité esa noche y vi aquel desierto, supe que la suerte estaba echada.  La gente se había hartado de las changuerías de Santini.  La cosa es que a Santini le tomó 12 años.  Yulín se ha ganado el rechazo del electorado en solo unos meses.

Al igual que el Cano Estremera y miles de electores más, caí en el pescaíto de la Yulín. Me bebí el Cool-Aid de las alianzas y toda esa monserga. Tenía tanta fe que retraté la papeleta municipal y la subí a Twitter.

En vista de que la Alcaldesa personalmente acusó a este blog de carecer de standing para criticarla, adjunto foto de mi papeleta municipal, tomada en la tarde del 6 de noviembre de 2012 en la Academia del Perpetuo Socorro en Miramar. ¿Y ahora comay, tengo standing?

En vista de que la Alcaldesa personalmente acusó a este blog de carecer de standing para criticarla, adjunto foto de mi papeleta municipal, tomada en la tarde del 6 de noviembre de 2012 en la Academia del Perpetuo Socorro en Miramar. ¿Y ahora comay, tengo standing?

No fue fanatismo, sino esperanza en una candidata que pensé, en base a la información que tenía en aquel momento, representaba nuevos estilos de hacer política en este país. ¿Nuevos estilos dije? Pues al menos esa parte la honró. Jamás la creí capaz de hacer las cosas que ha hecho y menos de la manera en que las ha hecho.

“Aquí mando yo”

Me tomó cinco días. Como les contaba, no asistí a ninguna caravana ni hice campaña alguna de cara a las elecciones. El triunfo de Yulín causó euforia entre sus simpatizantes. Como parte de la celebración, su equipo convocó a una caravana el domingo siguiente. Me invitaron y accedí. Un amigo pasó por mí y nos dirigimos al punto de partida de la caravana, en la famosa Peña de la Pava en la Carretera Número 1. La multitud era impresionante. Al son del reggaetón y las consabidas chillás de gomas llegamos al Comité de Campaña en la Avenida Piñero. Honestamente, ni sabía que estaba allí. Cuando llegamos, la cantidad de tráfico era sobrecogedora. El público ocupaba una sección considerable de la vía y el tráfico en el sentido contrario estaba casi detenido por los curiosos y el público que cruzaba de lado a lado como Pedro por su casa. Fue impresionante, en especial considerando que se trataba de un evento post-electoral. Nos bajamos y nos mezclamos entre las camisas colorás. Noté lo diversa que era aquella masa de gente. No era el único estadista en aquel revolú. Tampoco era el único gay. Media comunidad LGBT de San Juan estaba allí. “Interesante,” pensé.

Al cabo rato llegó la homenajeada junto a “sus legisladores” (entiéndase Ramón Luis Nieves, a quien estimo a nivel personal; la ordinaria que desbancó a Albita, la ultra-aleluya Sonia Pacheco; el rastaman con problemas de ego José Nadal Power… No recuerdo si el tráfala de Luis Raúl Torres estuvo allí o si estaba busy jartando a bofetás a alguien en algún otro sitio). Escuchaba atentamente su mensaje cuando de repente se le acerca una señora. Yulín estaba encima de una de las guaguas de campaña. Utilizaba un micrófono conectado al sistema de sonido de la guagua.  Se le escuchaba alto y claro. La señora le hace señas para entregarle algo que traía en su mano derecha. Según alcancé a ver, era una medallita o un escapulario. La señora tenía su cervecita en la otra mano, pero no demostraba agresividad. Tampoco se trataba de una deambulante. Me dio la impresión de que andaba con un grupo de señores, todos identificados con camiseta o polo del PPD. Inicialmente, Yulín se hace la que no la ve e ignora las señas de la señora. Luego le dice que no. Le indica que se lo entregue a uno de sus ayudantes. La señora insiste en que Yulín lo reciba en sus manos. Yulín se niega rotundamente. Luego de que Yulín gritarle por micrófono “que ahora ella era la alcaldesa y que se tenía que hacer lo que ella dijera,” la señora se dio por vencida. Visiblemente avergonzada, dio media vuelta y se retiró. Aunque ese derroche de vergüenza ajena duró aproximadamente 2-4 minutos, pareció una eternidad. La gente se miraba las caras, buscando armonizar las emociones de sorpresa, vergüenza, incredulidad, indignación y frustración. Al menos ese fue el mix de emociones con el que me tocó bregar. La Alcaldesa siguió su discurso, pero ya no le hice caso. Carmen Yulín había mostrado sus verdaderos colores. Y la escena había sido desconcertante.

El día de la juramentación, ni me asomé. Como había adelantado Samuel Beníquez, el emporio MITA tuvo una participación prominente (dando al traste con el alegado “feminismo” de la Alcaldesa). Sencillamente, alguien que pretenda defender la justicia e igualdad de derechos entre géneros no puede pasarse el chicle con el liderato de esa empresa religiosa. No se puede navegar ambas aguas y dejar la credibilidad de uno intacta. Es imposible. Ese día repitió la cantaleta de mujer chiquita temerosa de que la dejen sola en su encomienda. Olvidó mencionar el detalle de que lo que ella necesita no son ayudantes ni empleados. Su ego precisa de esclavos y esclavas. Ella es la alcaldesa. Ella es quien manda. Lo dejó dicho aquel domingo frente al comité.

RPJ

Gritos, cloacas y jeringoza

Eventualmente la evidencia en su contra se fue acumulando. Las Fiestas de la Calle San Sebastián dejaron al descubierto su estilo micromanaging, su inhabilidad de delegar y la poca confianza que tiene en sus empleados. Nadie hace las cosas tan bien como ella. Por eso ella tiene que estar envuelta en todo.

Al parecer, el humillar a la gente en público es una de sus actividades favoritas. Recién llegó a la Alcaldía, increpó públicamente a un policía que custodiaba su oficina. De buenas a primeras le preguntó delante de la prensa que si qué estaba haciendo allí parado, en lugar de estar combatiendo el crimen en las calles de San Juan. Tremendo. Y eso que temía que la dejaran sola… A diferencia del episodio con la señora, estos hechos no me constan, pero los he corroborado de manera independiente con dos personas.

La prepotencia y el desdén por el pueblo a quien se supone sirve, quedó de manifiesto una vez más con el bochornoso incidente que protagonizara con los padres de
School of San Juan. El sádico intercambio entre padres genuinamente preocupados por la educación de sus hijos y una charlatana que responde a esas preocupaciones con jeringoza ha sido una de las cosas más crueles que he visto hacer a un funcionario electo en toda mi vida. Las Aventuras de Yuyín la Pitirre surgen de la indignación que sentí a raíz de ese incidente. El papelón que hizo con la jeringoza puso a la prensa fotutera en una situación difícil. Con todo y eso la trataron con guantes de seda.

Luego vino el asunto de las banderas. En lugar de asumir un tono conciliador y elevar el nivel del discurso, la Alcaldesa optó por una diatriba donde esencialmente acusó a la oposición de tener una fijación con la mierda. Aunque habló en términos de “cloacas,” el tono de sus expresiones resultó igual de grotesco. Al igual que el ridículo de la jeringoza, la controversia de las banderas fue un boyete innecesario. Recordemos además que quien trajo a la discusión el asunto de las banderas fue la propia Yulín, recién pasadas las elecciones. En aquella ocasión la prensa reseñó como un evento importante la intención de la entonces alcaldesa electa de cambiar las banderas de Puerto Rico de forma que éstas exhibieran el triángulo en azul celeste y no azul marino. Así que el fiasco de las banderas fue otra pelea chiquita la cual el ego de la Alcaldesa no se podía dar el lujo de dejar pasar. Recientemente volvió a circular en las redes sociales una foto de una instalación deportiva donde sólo se observa la bandera de Puerto Rico y la nueva bandera de San Juan.

Así es. Una de las muchísimas cosas que tenemos que agradecerle a Carmen Yulín es su visión y creatividad.  Su mente prodigiosa nos ha legado una nueva bandera para la ciudad con los colores de cada una de las fragancias del detergente Mistolín. Esta obra de arte complementa perfectamente el nuevo cognomento de nuestra ciudad capital Ciudad Patria. Carmen Yulín está comprometida con reescribir la historia de San Juan. Por tal razón ha ordenado billboards, cruzacalles, afiches, gorras, camisetas, pantaletas, condones, papel de baño, folis y supositorios con la nueva imagen de San Juan Ciudad Patria.

Hay que cogerlo a chiste, porque sino nos volvemos locos. La Alcaldesa ha demostrado que no respeta a la gente de San Juan. Así que no nos debe extrañar que tampoco respete su historia. Menos mal que es soberanista… o soberanista-revisionista… o algo parecido. Pero para no complicarnos la vida, llamémosle “charlatana.” Así. A secas.

Nuestra Señora del Caño

Nuestra Señora del Caño

Conclusión

Con Carmen Yulín nos sacamos la lotería.  Es un ejemplo del peor tipo de político que existe: el tirano-mediocre.  Es una inepta, pero eso no le impide ser arrogante, cruel y sádica.  Su discurso de mujer chiquita, indefensa y temerosa ha demostrado ser simplemente una muletilla la cual emplea a su antojo.  Recordemos que Napoleón Bonaparte era petite.  ¡Pero qué mucho jodió!  Ese era de los que pedía permiso para abastecer sus barcos en tu puerto y lo agradecía apoderándose del país. ¿Será Carmen Yulín la reencarnación de Napoleón Bonaparte? Nah, yo no creo en esas cosas.  Pero Yulín sí.  Bueno, ella es del club Mita, ¿no?  Si Mita está en Aarón, ¿por qué Napoleón no puede estar en Yulín?  Eso explicaría tantas cosas… Anyway.

Últimamente la Alcaldesa había dejado a la tirana guardada y se había dedicado a sacar la mediocre a pasear. La vimos en la conferencia de prensa en donde propuso techar el Hiram Bithorn. La volvimos a ver a su regreso de Nueva York, prometiendo compras libre de IVU en la exclusiva zona comercial de Río Piedras. Pero según me cuentan la tirana ha hecho tremendo comeback en la Casa Alcaldía. Como buena déspota, últimamente ha llegado tarde a gritarle a los pocos empleados que aún soportan sus desatinos.  Inexplicablemente, la prensa continúa tirándole la toalla.

Por mi parte, ya me di por vencido.  He perdido toda esperanza en esta señora.  Lo único que nos resta es esperar pacientemente hasta noviembre de 2016.  Y en lo que el hacha va y viene, fiscalizar responsablemente la desastrosa administración que lidera este personaje.  Carmen Yulín es la clase de político que prefiere sembrar temor antes que ganarse el aprecio o el respeto de los demás.  Eso es una verdadera pena y habla volúmenes acerca de su carácter.

El Partido Popular Democrático tiene tremendo problema en San Juan. Y lo sabe. Recordemos que Alejandro García Padilla ganó las elecciones por 11,285 votos. De esa ventaja, 7,534 votos vinieron de San Juan. Estamos hablando de que el 67% (más de dos terceras partes) del margen de victoria de Alejandro García Padilla se lo debe a San Juan. Se ha especulado diciendo que Carmen Yulín Cruz cargó a Alejandro García Padilla en San Juan. Me parece que esto es un disparate. Carmen Yulín no ganó. Jorge Santini Padilla perdió. Ella lo que hizo fue recoger ese voto de rechazo bajo la insignia de la pava. De hecho, el margen de victoria de Yulín fue de 5,786 votos, o sea, más de 2,000 votos menos de ventaja que Alejandro. Carmen Yulín no tenía (ni tiene) el músculo político para cargar a nadie. Eso sí, la Alcaldesa se ha convertido en un albatross around the neck para el Partido Popular Democrático. Ha dejado de ser la gran esperanza roja y se ha convertido en un constante dolor de cabeza para su partido. Pero en la medida en que continúen silentes, seguirán siendo cómplices de los abusos de esta señora. Parece mentira que no se hayan dado cuenta o no quieran reconocer que Carmen Yulín Cruz Soto los lleva derechito a la cloaca electoral. Aunque pensándolo bien, todo es posible. Esa masa intelectual fue la misma que Manuel Natal cogió de idiota engañó no hace mucho. Pero a diferencia de esa claque, el electorado de San Juan no es pendejo. Y a cada Napoleón le llega su Waterloo.

PaperArtist_2013-08-23_02-07-53_resized1

P.D.: A los fotutos y apologistas de la comunidad LGBT…

La lucha por la "equidad" requiere mucho más que retratarse con un pasquín. Más allá de extender la cubierta de plan médico a parejas del mismo sexo (iniciativa que fuera propuesta inicialmente por el ex-alcalde Jorge Santini), Carmen Yulín no ha hecho mucho por la comunidad LGBT (por no decir NADA). Aún así, hace varias semanas, el National Gay and Lesbian Task Force convocó a una actividad para entregarle un reconocimiento a varios políticos, entre los cuales figuraba la Alcaldesa. ¿Su manera de agradecerlo? Mandar a Pedro Peters Maldonado a recoger el premio.

La lucha por la “equidad” requiere mucho más que retratarse con un pasquín. Más allá de extender la cubierta de plan médico a parejas del mismo sexo (iniciativa que fuera propuesta inicialmente por el ex-alcalde Jorge Santini), Carmen Yulín no ha hecho mucho por la comunidad LGBT (por no decir NADA). Aún así, hace varias semanas, el National Gay and Lesbian Task Force convocó a una actividad para entregarle un reconocimiento a varios políticos, entre los cuales figuraba la Alcaldesa. ¿Su manera de agradecerlo? Mandar a Pedro Peters Maldonado a recoger el premio.

Publicado 9/27/2013

Las Aventuras de Yuyín: Episodio #6 {La Pájara Parejera}

Las Aventuras de Yuyín Ep. 6 – Completo (PDF) UPDATED

Para ver escenas individuales en formato de imagen:

Las Aventuras de Yuyín: Episodio #5 …. La Pájara Contraataca

[Coming Soon]

Las Aventuras de Yuyín: Episodio #4 [La Pájara Mojá]

[Coming Soon]

Nota: Alteramos el fondo de la cuarta imagen y lo “censuramos” ya que mostraba detalles de una residencia.

¿Por qué se inundan las comunidades del G-8? It’s not rocket science. Here’s why.

Las Aventuras de Yuyín… Episodio #2: La Procuradora

Yuyín: Procuradora de Sectas y Religiones

Es una líder que se identifica y se percibe como simpatizante del ala izquierdista de su partido. Sin embargo, en los primeros seis meses de gestión, Yuyín ha salido en defensa de sectas e iglesias con una frecuencia nunca antes vista para una primera ejecutiva de la ciudad capital.  No debe sorprender a nadie  que la ciudadanía haya reaccionado a la defensa de líderes religiosos por parte de la alcaldesa con preocupación y en varios casos, con indignación.

A nivel personal, me identifico con éste último grupo, con los indignados. Si estos líderes religiosos fueran inocentes de lo que se les acusa, menos mal. De hecho, aplaudiría la gestión de la alcaldesa. Pero ese no es el caso. La defensa de la que hablamos consiste de excusas, justificaciones y factores mitigantes. Esas no son funciones de la alcaldesa. Eso déjeselo a la Lcda. López Mulero.

Enlaces Completamente Desligados y Que No Tienen NADA Que Ver Con Este Tema:

Sacando la Cara Por El Deadbeat Dad

En La “Comunidad Mita” (whatever the hell that means) el Crimen NO EXISTE

Oren for Roberto